Embajadora en México

 

Ángela Ospina de Nicholls

Embajadora de Colombia en México

Licenciada en Filosofía y Letras de la Universidad Pontificia Bolivariana, con especialización en Pedagogía de los Valores y Ética de la Pontificia Universidad Javeriana y en Gestión de Recursos y Cooperación Internacional de la Universidad Jorge Tadeo Lozano.

Tiene una amplia experiencia en el sector público en el cual se destaca su desempeño como Directora General de la Agencia Presidencial de Cooperación Internacional de Colombia (APC-Colombia), donde consolidó el reconocimiento y la confianza de la Agencia en los aliados de Ayuda Oficial al Desarrollo, los socios del Sur Global y entre las entidades nacionales y territoriales.

Se enfocó en lograr una coordinación eficiente de la cooperación internacional y que esta respondiera a las prioridades del país, alcanzando el 87 por ciento de la alineación de los donantes tradicionales a dichas prioridades.

Asimismo, impulsó la profesionalización de la Cooperación Sur-Sur entre socios del Sur Global y dentro de esta apuesta como punto sobresaliente, consolidó una oferta robusta y única de la cooperación de Colombia a los países del Sur Global.

Consejera Presidencial de Programas Especiales; espacio desde el cual gestó importantes logros en temas de: Gobernabilidad Democrática, con el fortalecimiento de la estrategia “Red de Gestores Sociales”; inclusión social de personas con discapacidad, fortalecimiento de la capacidad de los ciudadanos para el ejercicio de sus derechos, mejoramiento de las condiciones de estudiantes de zonas vulnerables de 160 municipios en 29 departamentos. En suma, como producto de su gestión, consiguió el mejoramiento de las condiciones de vida de miles de personas en municipios de todo el país.

También se desempeñó como asesora del Ministerio del Interior y de Justicia, del Instituto Colombiano de Desarrollo Rural INCODER y presidió durante tres años el comité interinstitucional de lucha contra la trata de personas.

En su momento, como co-fundadora y directora del Centro de Pensamiento sobre Trata de Personas, veló por la creación de estrategias de prevención de violencia y restitución de los derechos de grupos vulnerables, visibilizando la necesidad de fortalecer a las organizaciones de la sociedad civil y posicionando el tema en la agenda pública del país.

Se desempeñó como directora de la fundación que lleva el nombre de su abuelo, el expresidente de la República Mariano Ospina Pérez. En este rol se destacó por motivar la reflexión sobre problemas nacionales, para actuar en búsqueda de soluciones por medio de iniciativas y proyectos en diversos campos de especial interés para el desarrollo nacional.